Cato sólo necesitaba un momento para gritar, serenarse, gritar un poco más y luego aceptar al nuevo perro en la familia. Esperamos que sus padres no traten de traer a casa otro animal por ahora, ya que Cato probablemente sólo puede manejar estas sorpresas una a la vez.